sl1

Neuropsicología

NeuroPsicología

¿QUÉ ES LA REHABILITACIÓN NEUROPSICOLÓGICA?

“La rehabilitación neuropsicológica es un proceso a través del cual los pacientes con daño cerebral trabajan junto con profesionales del servicio de salud para remediar o aliviar los déficits cognitivos que surgen tras una afección neurológica.

Las metas básicas de la intervención se pueden resumir en dos grandes objetivos” (Wilson, 1991):

Reducir las consecuencias de las deficiencias cognitivas en la vida diaria.

Reducir el nivel en el que estas deficiencias impiden el funcionamiento.

Estos objetivos globales pueden ser separados en cuatro objetivos específicos:

Asegurar la autonomía personal y favorecer la socialización.

Favorecer la estimulación de las funciones cognitivas superiores.

Acompañar a la persona en la toma de conciencia de sus dificultades.

Acompañar a la persona y a sus allegados en el trabajo de elaborar un nuevo proyecto de vida.

 

La rehabilitación neuropsicológica no se puede reducir a una intervención específica sobre los diferentes procesos cognitivos de forma aislada.

Las perspectivas actuales atribuyen importancia no sólo a la restauración del déficit cognitivo sino también a la disminución de los problemas particulares causados por el mismo, así como al impacto que tales alteraciones tienen en la participación social y en la calidad de vida del sujeto.

Además, los pacientes con daño cerebral rara vez poseen déficits cognitivos exclusivamente. No sólo parecen mostrar perfiles que comprenden numerosas y diversas alteraciones cognitivas, sino también problemas emocionales, sociales y conductuales que tienden a afectar un gran numero de habilidades adaptativas, tales como la capacidad de autocuidado, la de mantener relaciones sociales, la de tener éxito académico o la de conseguir un trabajo.

Por este motivo, el término rehabilitación neuropsicológica no debe limitarse a la “rehabilitación cognitiva”, ya que el concepto es más amplio e implica la rehabilitación de sujetos con déficits cognitivos, entre otros. En cada momento, el objetivo debe ser la rehabilitación de pacientes con alteraciones cognitivas, no la rehabilitación de las funciones cognitivas per se. Es decir, el centro de atención y el interés se debe poner en el paciente y tratar a la persona en sus circunstancias.

Nunca hay que olvidar que el objetivo último de la rehabilitación es facilitar la ejecución de diferentes actividades de la vida cotidiana en áreas como la académica, la vacacional, la social o la recreativa (Anderson, Winocur y Palmer, 2003).

¿PARA QUÉ SIRVE LA REHABILITACIÓN NEUROPSICOLÓGICA?

1) Restauración de las funciones alteradas, al intervenir directamente sobre ellas con el fin de que alcancen un rendimiento lo más normalizado posible.

2) Compensación de las funciones, dirigida a facilitar la rehabilitación de actividades funcionales mediante estrategias alternativas o ayudas externas que reduzcan la necesidad de requisitos cognitivos

3) Sustitución de la función,dirigida a mejorar el rendimiento de la función alterada a través de la utilización y optimización de los sistemas cognitivos conservados. La sustitución puede ser intrasistémica (entrenar al sujeto para realizar las tareas utilizando niveles más básicos o más elevados dentro del mismo sistema funcional) o intersistémica (adiestrar al paciente para emplear otros sistemas funcionales).

CONCEPTO DE PLASTICIDAD NEURONAL O NEUROPLASTICIDAD

Durante siglos, el sistema nervioso central (SNC) fue considerado como una estructura inmutable e irreparable desde el punto de vista funcional y anatómico, así como un sistema terminado y definitivo una vez finalizado el desarrollo embrionario. Hoy en día, estas concepciones han cambiado y las nuevas ideas sólo pueden ser entendidas a través de una adecuada comprensión del concepto de neuroplasticidad, en el que se entiende por plasticidad la posibilidad de transformación.

Cuando se habla de plasticidad cerebral, se hace referencia a las posibilidades de adaptación funcional del SNC para minimizar los efectos de las alteraciones estructurales y funcionales, sea cual sea la causa originaria. La plasticidad cerebral permite la adaptación a circunstancias cambiantes e incluye ambientes anormales y daños producidos por agresiones al tejido cerebral. Ello es posible gracias a la capacidad de cambio que tiene el sistema nervioso por influencias endógenas y exógenas.

Los fenómenos que suceden y demuestran esta neuroplasticidad son, entre otros, la sustitución de las sinapsis que se han destruido de modo natural, la aparición y desaparición de contactos sinápticos, el aumento o disminución de la eficacia de las sinapsis, el incremento o reducción de dendritas, la reacti- vidad de los astrocitos y la glía, así como la reparación constante de pequeñas lesiones mediante sinaptogénesis reactiva, entre otros. Todo ello puede contribuir de forma notable a la recuperación de funciones afectadas por la lesión, lo que se pone especialmente en evidencia durante el proceso de recuperación espontánea que se observa después de una lesión cerebral. Esta recuperación se debe a los mecanismos adaptativos que desarrolla el cerebro días después de la lesión y va a depender de la edad del paciente, de la dominancia cerebral, del nivel intelectual premórbido, de la etiología de la lesión (vascular, traumática, tumoral o degenerativa), del tiempo transcurrido desde su aparición y de la magnitud y extensión de la lesión, entre otras variables.

Gracias a diferentes avances de la tecnología que permiten estudiar estos mecanismos de plasticidad cerebral, hay acuerdo entre los investigadores en afirmar que existen al menos tres procesos diferenciados (Grady y Kapur, 2001):

 Reorganización de las interacciones funcionales entre diferentes áreas o grupos neuronales dentro de una red neural preexistente. Existen circuitos redundantes que permiten esta reorganización interna de la red. Este fenómeno estaría relacionado principalmente con los enfoques restauradores de la rehabilitación.

– Incorporación de nuevas áreas a la red previa establecida. Este mecanismo implica el aprendizaje y el uso de estrategias, lo que conlleva la incorporación de áreas ajenas a la red, así como la colaboración entre diferentes procesos cognitivos.

– Plasticidad neuronal en áreas adyacentes a la región dañada.

Si bien el SNC es capaz de poner en marcha espontáneamente los procesos neuroplásticos, esta recuperación espontánea tiene sus límites por lo que, desde el exterior, puede ser posible estimular y modular estos procesos.

Con respecto a la neuroplasticidad a partir de factores ambientales podemos insertar el concepto de estimulación cognitiva y rehabilitación neuropsicológica. En la actualidad la neuroplasticidad es considerada el fundamento biológico en el que se sustenta la rehabilitación de funciones cognitivas perdidas causadas por un lesión cerebral. El entrenamiento o la estimulación de la actividad sirven para la creación de nuevas vías de funcionamiento en el cerebro dañado, ya que la experiencia y el aprendizaje modifican y fuerzan la aparición de nuevas sinapsis en el cerebro (Weiller y Rijntjes, 1999). Resulta- dos científicamente verificables han demostrado que con la aplicación de de- terminados programas de rehabilitación neuropsicológica se logran cambios favorables en los procesos cognitivos afectados (Cappa et al., 2005; Cicerone, 2006; Schmitter-Edgecombe, Fahy, Whelan y Long, 1995; Sohlberg y Mateer, 2001). Esta plasticidad cerebral permite una reestructuración funcional del sistema dañado y de otras áreas no afectadas por la lesión, de modo que éstas puedan asumir parcialmente tales funciones. Esta concepción neuroplástica del SNC nos conduce hacia la búsqueda constante de formas de estimular cambios plásticos que permitan la restauración de funciones alteradas.

¿Podemos ayudarte?

Si tienes alguna duda acerca de nuestros servicios o piensas que tal vez podemos ayudarte de alguna manera rellena el siguiente formulario de contacto y nos pondremos en contacto con usted. Gracias.

Nombre
Teléfono
Consulta

Servicios Psicología

NEUROPSICOLOGÍA CLÍNICA

 

NEUROLOGÍA

 

PSICOLOGÍA CLÍNICA Y PSICOTERAPIA

 

PSIQUIATRÍA

 

LOGOPEDIA