¿Por qué ir a un psicólogo?

Lo que tienen en común las personas a las que les puede ser útil la ayuda psicológica es un sufrimiento que no saben o no pueden enfrentar solas. Una vez puestos en marcha los recursos personales y habiendo echado mano del apoyo de familiares y amigos, queda la posibilidad de acudir a un profesional con el que poder preguntarse si hay otra forma de vivir que genere menos malestar.

Más allá del sufrimiento que es común, hay muchos motivos concretos por los cuales se busca ayuda psicológica. El malestar puede vivirse como un bloqueo para tomar decisiones o una angustia inexplicable que irrumpe de buenas a primeras. Puede percibirse como desazón por situaciones que se repiten una y otra vez sin aparente remedio. Hay quien experimenta una tristeza profunda que invade y paraliza su vida o discute continuamente con la pareja o con los hijos. Otras personas sufren porque tienen ideas fijas que se les imponen sin poder librarse de ellas o por conductas descontroladas con la comida, o porque ven que sus hijos tienen problemas y no saben cómo ayudarlos.

Encontrar un espacio y un tiempo donde poder plantearse de qué manera resolver los conflictos que nos plantea la vida de una manera diferente a lo hecho hasta ahora es el objetivo de iniciar un proceso psicológico.

¿Qué dificultades atendemos?

Sentirse triste, decaído o angustiado de forma recurrente.

Experimentar ideas o pensamientos que irrumpen y angustian sin poder controlarlos.

Tener algún temor aparentemente absurdo que le limita la vida.

Sentirse incapaz de tomar una decisión sobre algo muy importante en su vida.

Evaluarse a uno mismo de forma crítica y negativa. No saber valorarse adecuadamente.

Experimentar dificultades en las relaciones con otras personas (timidez, inseguridad…).

Tener dificultades para establecer o mantener una pareja.

Experimentar insatisfacción o dificultades con su sexualidad.

Verse incapaz de reconducir o poner fin a una relación que hace sufrir.

Tener problemas en el trabajo que generen malestar recurrente.

Haber sido madre/padre hace poco y estar desbordada/o.

No poder superar una ruptura amorosa o cualquier otra experiencia vital que puede haber sido traumática.

Tener conductas impulsivas o restrictivas (en la comida, en las compras, etc.) que le causan problemas.

Haber sido diagnosticado por el médico con una enfermedad de origen psicosomático.

Dificultad para asumir y adaptarse a una nueva situación no elegida

Sentimientos de perjuicio, desconfianza, incomprensión, aislamiento.

Sentirse incapaz de controlar y regular el consumo de sustancias, las conductas de juego, las compras…

¿Cómo te podemos ayudar?

Evaluación y diagnóstico

Mediante una serie de entrevistas iniciales podremos definir y concretar con qué tiene que ver el malestar. En algunos casos podrá denominarse por medio de un diagnóstico clínico, en otros serán simplemente dificultades o conflictos sin necesidad de etiqueta y en otros podrá entenderse con una dificultad en la vida que no requiere apoyo psicológico. Lo que será común es intentar definir qué está pasando desde hace cuánto tiempo pasa, con qué tiene que ver el que pase, si está sirviendo para algo y empezar a esbozar las posibilidades de hacer cosas diferentes para sentirnos diferente.

Tratamiento

Una vez realizada la evaluación y en función de la problemática se puede abordar el tratamiento desde diferentes modalidades:

Orientación y asesoramiento

La orientación y el asesoramiento tienen que ver con el intercambio de información general sobre la problemática consultada y la recomendación de vías de actuación alternativas a las desarrolladas hasta el momento.

Psicoterapia individual

La terapia individual es un espacio y una oportunidad para pensar, ordenar cosas, evaluar y replantear temas de tu vida que generen sufrimiento, resolver conflictos, gestar cambios, adquirir herramientas y recursos, liberar cargas y crecer personalmente.

El objetivo de la terapia individual es entender, pararse a pensar, poner en palabras lo que sucede, lograr una mejor relación consigo mismo y con lo que ocurre en la vida. Comprender por qué repetimos y caemos en lo mismo una y otra vez, superar los baches, no dejarte llevar y tomar las riendas de tu vida.

Psicoterapia grupal

Posibilitar un espacio donde el saber y la experiencia de otras personas en situación de sufrimiento similar puedan permitirnos pensar y percibir nuestro conflicto de forma diferente y establecer reflexiones y soluciones únicas para cada quien pero con ayuda y apoyo mutuo.

Psicoterapia de pareja y familia

La Terapia de Pareja se recomienda cuando hay conflictos en la relación, se siente que la situación es repetida e insostenible y no se encuentra solución a los problemas. Es entonces, el momento de plantearse la opción de que alguien neutral y experto pueda ayudar. La terapia familiar será un espacio donde se pondrán palabras a las emociones y situaciones familiares dolorosas, se empezará a tener una visión más amplia y diferente de un problema concreto o síntoma y todos juntos, encontrarán formas de abordar o resolver esa situación angustiosa, y nuevas estrategias de interacción y comunicación.

Con ayuda del terapeuta, cada miembro de la familia podrá entender cuál es su parte de responsabilidad en el problema. En un espacio de respeto y comprensión, cada cual se podrá hacer cargo de su papel dentro de la familia.

Grupos y talleres

El objetivo de los grupos y talleres es la creación de espacios de crecimiento personal, en los que se pondrá el acento en diversas temáticas (autoestima, sexualidad, habilidades sociales, escuela de padres y madres….)y están dirigidos a todas aquellas personas que deseen tener un espacio de grupo para reflexionar, conocerse y cuidarse a si mismos y a otros.

Derivación a otros recursos o profesionales más adecuados

El hecho de contar con un equipo multidisciplinar favorece la valoración del mejor abordaje para la problemática presentada y la derivación a recursos o profesionales más adecuados tanto dentro de NeuroAcciona como fuera del centro.

Elaboración de informes clínicos

La burocratización de nuestra sociedad requiere que en muchas ocasiones para poder acceder a determinados servicios o derechos sea necesario la presentación de informes, diagnósticos o peritajes que acrediten desde un profesional lo que le está ocurriendo a la persona y que justifique la demanda realizada.

¿Cómo, cuándo, dónde y cuánto?

El tratamiento es individualizado para cada persona y situación pero en líneas generales la propuesta de trabajo suele ser mantener entrevistas de una hora de duración con una frecuencia semanal en la sede de nuestro centro.

¿Podemos ayudarte?

Si tienes alguna duda acerca de nuestros servicios o piensas que tal vez podemos ayudarte de alguna manera rellena el siguiente formulario de contacto y nos pondremos en contacto con usted. Gracias.

Nombre
Teléfono
Consulta

Servicios Psicología

NEUROPSICOLOGÍA CLÍNICA

 

NEUROLOGÍA

 

PSIQUIATRÍA

 

LOGOPEDIA