Entradas

Alzheimer

Diagnóstico precoz de la enfermedad de Alzheimer

Hasta hace algunos años era difícil encontrar a una persona que detectara los síntomas y acudiera al médico preocupado por padecer la enfermedad de Alzheimer. Lo normal era (y sigue siendo) que los familiares comenzaran a preocuparse por los síntomas que se iban acumulando hasta que, llegado un momento, conseguían llevarlo al médico para comenzar el camino hacia el diagnóstico. Y éste llegaba años después de la aparición de los primeros síntomas y cuando la enfermedad del  Alzheimer ya había evolucionado.

Cada vez nos encontramos con una población más informada, e incluso vemos que la preocupación por padecer la enfermedad del Alzheimer se dispara ante los primeros olvidos y despistes propios o de nuestros familiares.

Es importancia dar tranquilidad a todo ello, sabiendo que el estrés, las prisas y otras causas relacionadas con el día a día y el estilo de vida, provocan la mayoría de estos fallos que son totalmente reversibles.

Pero también es importante acceder al diagnóstico lo antes posible cuando la enfermedad de Alzheimer esté comenzando. Existen muchas pruebas diagnósticas, pero una valoración neuropsicológica realizada por un neuropsicólogo es una de las pruebas más fiables para conseguirlo.

Diagnóstico precoz de la enfermedad de Alzheimer

El diagnóstico precoz de la enfermedad de Alzheimer nos permite intervenir antes de que los síntomas se hayan consolidado y hace que la estimulación cognitiva sea mucho más efectiva, con resultados más ambiciosos y más perdurables en el tiempo.

Las posibilidades de intervención que nos ofrece el diagnóstico precoz de la enfermedad se multiplican: existe una mayor cantidad de neuronas y por tanto, el número de conexiones es exponencialmente mayor. La neuroplasticidad se multiplica y por tanto, la efectividad del tratamiento es mucho más elevado.

Nos encontramos con pacientes preseniles (menores de 65 años) cuyos resultados nos están sorprendiendo cada día, obteniendo no sólo un mantenimiento de la capacidad cognitiva, sino incluso una mejora global de sus capacidades.

Todo depende de un diagnóstico temprano de la enfermedad de Alzheimer. Por tanto, es necesario vencer nuestros miedos y recelos, y acudir al médico cuanto antes. Del mismo modo, también es de vital importancia estimular nuestra mente, realizar ejercicios para nuestro cerebro con el fin de llegar a la tercera edad con una gran reserva cognitiva que nos permita una mejor calidad de vida incluso padeciendo una enfermedad neurodegenerativa tipo Alzheimer.

Así que si estás preocupado por tus síntomas o los de algún familiar no dudes en contactar con nosotros para que te ayudemos con el diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer.